IKEA y los muebles: un símbolo de emprendimiento

Que el sector del mueble haya cambiado en estos últimos años es un hecho, y parte de “la culpa” lo tienen las tiendas tipo Ikea, que han conseguido bajar los precios a cambio de ofrecer productos en cadena y con la particularidad que te los puedas montar tú mismo en casa.

Mobiliario y muebles para tiendas

Cuando antiguamente una persona quería amueblar su casa, podía ir a las tiendas de muebles o tiendas de muebles para tiendas existentes y comprar. La mayoría de veces eran piezas que se combinaban para hacer juego, por lo cual la mayoría de veces se acababa comprando por packs, como por ejemplo un salón entero. Cómo la tecnología aún no había abaratado los costes de producción, acababas gastándote bastante dinero, aunque sabías que la mayoría de veces esos muebles te durarían hasta el fin de los días.

¿Qué pasó años después? Pues que llegaron las tiendas modernas y las nuevas formas de producir. El ejemplo más claro es Ikea, que revolucionó el sector.

  • En primer lugar, Ikea ofreció muebles modernos y de diseño, una estética que no se había visto mucho por aquí. Las tendencias que provenían del norte de Europa empezaron a crearse un hueco por aquí, y parece ser que aún perdura.
  • En segundo lugar, presentó una forma muy fácil de decorar tu casa: no hacía falta comprar por lotes. Ikea supo desde el primer momento que ofrecer pequeños muebles y complementos a lo que ya existía en casa de la gente era lo más práctico para irse introduciendo en el mercado.
  • Y en tercer lugar, el Do it yourself”, hazlo tu mismo. Los primeros clientes debían sorprenderse, aunque ahora ya es una cosa que tenemos muy asumida: si te compras un mueble desmontado, evitas pagar los costes de montaje, por lo que la producción puede ser más barata y eso repercute directamente en el precio de venta. Han sabido jugar bien esta pieza, ya que si alguien no es muy mañoso montando muebles, siempre puede contratar el servicio de montaje. Lo mismo pasa con el traslado de la tienda a casa: o te lo llevas tú o te lo llevan ellos pagando un plus.

Ahora, los consumidores de muebles saben una cosa que antiguamente no se llevaba ni se pensaba: cualquier momento es válido para redecorar tu casa.

Hay personas que esperan con ganas el nuevo catálogo de Ikea. Éste sale una vez al año (normalmente entre agosto y setiembre) y garantizan que los precios no cambian hasta que el catálogo deje de tener validez (¡dura un año!). Este catálogo se imprime en 27 idiomas y llega a 38 países (se imprimen casi 200 millones de ejemplares).

Y si el catálogo gusta, ya no digamos la tienda: los de Ikea han conseguido que ir a comprar allí sea una experiencia. Te lo ponen todo fácil: una parte de exposición para que lo veas todo montado y una parte en donde puedes comprar lo que has visto. Para facilitar la compra también hay lápices y metros para que puedas medir tus necesidades. ¡Incluso hay restaurante y zona para dejar a los niños mientras se compra!

Emprender Online has written 18 articles