Industria textil: una economía a tener en cuenta

Cuando se habla de industria textil se puede hacer referencia a muchas cosas, pero de forma genérica diremos que es el sector que se ocupa de la producción de fibras textiles, tejidos y telas, llegando hasta todo lo que tiene que ver con la ropa (ropa normal y vestuario laboral) y los vestidos. Algunas definiciones incluyen también el mercado del calzado, aunque no sería del todo correcto (o no al menos en según que casos).

Industria textil

En nuestro país siempre ha existido mucha tradición, también tenemos cultura en el limpiado industrial, no en lavandería tradicionales como en otros paises, pero sí en el ámbito industrial, como nos comenta la lavanderia industrial SOSNET. Ya en el ámbito textil puro, en primer lugar, en Cataluña hubo un importante mercado a medianos del siglo XVIII, ya que la producción de tejidos de algodón estampados (popularmente llamados “indianas”) era muy importante y se hacían miles y miles. Aunque al cabo de un tiempo el mercado se vino abajo, hoy en día las colonias industriales en dónde vivían y trabajaban los obreros pueden visitarse y forman parte del patrimonio cultural del país.

Hoy en día, España sigue siendo uno de los países en dónde se mueve más dinero vinculado con la industria textil. No en balde uno de los hombres más ricos del mundo es el gallego Amancio Ortega, fundador del sello Inditex que abarca marcas tan conocidas como Zara, Pull and Bear, Bershka, Massimo Dutti o Oysho.

Se debe estar alerta con este mercado, ya que aunque quizá ahora no pase por el mejor de sus momentos (la crisis llega a todos los sectores), es de fiar que vuelva a subir reinventándose según algunas de las tendencias actuales o bases del mercado. Algunas de ellas son:

  • Ropa más sostenible: la responsabilidad medioambiental de los clientes y de algunas empresas ha hecho que cada vez más se produzcan diseños sostenibles, usando tintes de coloración provenientes de fuentes naturales o bien usando tejidos que no dañen el entorno. También se mira cada vez más de producir materiales que no provoquen alergias, así como garantizar que no se han fabricado mediante la explotación de personas en países pobres, sobre todo cuando de menores de edad se trata.
  • Exportar: la exportación de producto textil en España se ha mantenido de forma positiva durante los últimos meses, ya que se estima que se haya incrementado entre un 10 y un 15% respecto a años anteriores.
  • Gasto por habitante: España, junto con otros países latinos como podría ser Italia, es uno de los países que más gastan en ropa. Muestra de ello también son la cantidad de desfiles y eventos que se realizan en torno al sector, como la Barcelona Fashion Week.
  • Nuevas tecnologías: por último, la gran tendencia en industria textil es ahora el poder integrarse con las nuevas tecnologías. Es lo que se llaman los wearables: ropa inteligente o complementos que ayuden a, por ejemplo, medir el ritmo cardíaco, calcular los pasos que se dan, las calorías que se queman, etc. También avances que permitan crear texturas que protejan más del frío o del calor, por ejemplo.

El sector textil en nuestro país genera sitios de trabajo, ya sea de forma directa o indirecta. Vale la pena formarse en este sentido para poder entrar en este mundo y sacarle partido.

Emprender Online has written 18 articles