.

Se nace o se hace: descifrando al emprendedor

Un comunicado de Ernst & Young, basado en una encuesta realizada a 685 empresarios de todo el mundo y en entrevistas con ganadores del premio Empresario del año, analiza las características, frustraciones y objetivos de algunos de los empresarios más importantes del mundo.

La investigación que Ernst & Young dio a conocer recientemente cuestiona además el estereotipo que supone que todos los empresarios inician sus empresas sin haber completado una educación formal y sin experiencia en la vida empresarial.

Aunque muchos de los empresarios entrevistados comenzaron a una edad temprana, el 45% de los encuestados confesó que no emprendió su negocio hasta los 30 años o más. Y cerca del 60% se autodefinió como empresarios de “transición”, habiendo trabajado previamente en un entorno corporativo antes de establecerse por su cuenta.

Cuando se les consultó cuál era la fuente de aprendizaje más importante de sus carreras, un tercio de los empresarios (el mayor porcentaje) señaló que fue su experiencia como empleado. El treinta por ciento destacó la educación superior y el 26% reconoció la importancia de los consejos recibidos de expertos.

Maria Pinelli, la nueva vicepresidenta internacional de Mercados de Crecimiento Estratégico para Ernst & Young explicó que “los líderes empresariales se definen tanto por su experiencia empresarial, sus antecedentes culturales y su entorno externo como por sus características personales innatas. La educación parece ser más importante que la naturaleza en la formación de la mentalidad empresarial”.

Según datos del estudio, para la mayor parte de los empresarios no es suficiente lanzar un único emprendimiento: el sesenta por ciento ha puesto en marcha tres o más empresas, el 20% seis o más y el 10% reconoció que hasta la fecha había fundado más de diez empresas a lo largo de su carrera. Eso no significa que una vez creadas estas empresas cortaran automáticamente todos los vínculos con sus intereses anteriores. Entre los encuestados, el 45% indicó que conservaba alguna propiedad en cada una de sus empresas anteriores y el 28% señaló que seguía teniendo participación en algunas de ellas.

Para 6 de cada 10 encuestados que experimentaron dificultades en sus negocios, la barrera más comúnmente citada para el crecimiento futuro (33%) es la falta de financiación o de recursos financieros. Esto refleja el entorno actual, en el que muchos empresarios señalaron que siguen teniendo problemas con el acceso a financiación, a pesar de una reducción gradual de las condiciones para el crédito en muchos países. Los otros dos obstáculos más citados fueron la contratación de las personas adecuadas y la experiencia y conocimientos apropiados de las mismas.

Aunque la investigación sugiere que los empresarios se hacen, en lugar de nacer como tales, la encuesta encontró que normalmente los empresarios presentarán una combinación de comportamientos y actitudes que suele ser diferente de la de sus pares en organizaciones corporativas mejor establecidas.

Ante la pregunta acerca de las tres cualidades más importantes de un líder empresarial, más del 75% de los empresarios indicó “tener la visión”, el 73% “pasión” y el 64% “dirección”. Los puntajes para la flexibilidad (33%), la orientación incesante hacia la calidad (18%) y la lealtad (14%) fueron mucho más bajos.

Según María “estos resultados destacan que los empresarios más exitosos comparten una combinación única que les permite ver oportunidades donde otros sólo ven riesgos. Además, suelen ser optimistas y creen que pueden tener éxito a pesar de que todo el mundo les esté diciendo que no es posible”.