.

Tom Byers: "Si no has fracasado, no te has arriesgado mucho"

Compartimos con ustedes la entrevista que Expansión realizó con Tom Byers, profesor de la Universidad de Stanford y fundador de Symantec.

Su ilusión era ser profesor, y lo consiguió con 40 años cuando empezó a impartir clases en la Universidad de Stanford, en California. Pero hasta entonces, Tom Byers se dedicaba a emprender proyectos, "unas veces con éxito y otras no". Fundó la compañía Symantec, dedicada a software para la seguridad informática, que entró en el mercado en un momento en el que los virus digitales comenzaron a ser importantes.

Byers prepara a emprendedores en el campo de la tecnología para que trabajen e investiguen en el parque de Silicon Valley, y uno de los conocimientos que más inculca a sus alumnos es que se tomen los errores como una experiencia de aprendizaje, no como algo negativo: "Si no hay fracaso, quizá no te estás arriesgando lo suficiente", insiste Byers.

El experto en formación cree que el gran secreto del éxito del parque tecnológico es que "la gente se encuentra cómoda con asumir riesgos y fracasar, y nunca se personaliza un error". Es como los científicos en un laboratorio, que "hacen varios intentos y, si no funcionan, prueban otra cosa". Byers piensa que "si se hace con honor y dignidad, el fracaso es una oportunidad para aprender".

La educación es un factor determinante en la formación de un emprendedor. "Hace 20 años, unos maravillosos héroes de la educación comenzaron a enseñar técnicas de emprendimiento empresarial, y se convirtieron en una parte fundamental de los MBA", afirma Byers. Stanford, Harvard e IE University son buenos ejemplos de centros formativos, según el profesor. Se les enseña cómo comercializar bienes y servicios, a trabajar en equipo y habilidades para comunicarse. "Son elementos que considero importantes", apunta Byers. Como es lógico, es más fácil comercializar productos que son necesarios, y "lo que hacen las grandes empresas es buscar analgésicos que resuelvan los problemas de los clientes y que se vendan por sí solos". Con ellos, el márketing es mínimo porque presentan la solución a un problema de un target específico. Byers cuenta que el objetivo es motivar a los emprendedores para que encuentren este tipo de oportunidades y creen las grandes empresas, "que crecen y son buenas para todo".

El profesor de Stanford opina que "algunos emprendedores nacen, pero la mayoría se hacen". Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, es un ejemplo claro de emprendedor que nace, según Byers. "Lo tuvimos en clase y era obvio que tenía algo especial", comenta.

El éxito de un estudiante no radica en su trayectoria académica. Byers asegura que "ser un emprendedor no es una profesión, sino una forma de vida, y una mentalidad", y el balance de un empresario debe hacerse a partir de los cinco años de haber iniciado un negocio o de haber entrado en una compañía.

Familia emprendedora

"En mi familia corre el ADN emprendedor", manifiesta Byers. Todos están involucrados en el sector empresarial. Uno de sus hermanos es analista de capital riesgo, y ha trabajado para Amazon y Google, y el otro es "su héroe, un gran emprendedor".

Byers siente su profesión "muy importante y satisfactoria", y su reto es compaginarla con su vida privada. "Cuando te gusta tanto tu trabajo, lo difícil es detenerte y desconectar", concluye.

Vean la nota completa y el video.